domingo, 12 de febrero de 2017

En búsqueda del encuentro con otros.


Ágora Patagónico

CONVERSATORIO: La institución de los afectos.


Por Yesica Gallegos - febrero 12

Logo difundido por el MAEM

La ciudad de Río Gallegos, con su propio contexto cultural y social, ha adquirido nuevos tintes en lo que se refiere al movimiento artístico. La música, danza. teatro, artes visuales, escritura y enseñanza, han comenzado a tomar las riendas de sus propios motores de creación.

Es en este punto, cuando surgió la necesidad de una nueva iniciativa que inserte, junte y vincule a todas las disciplinas artísticas, las cuales, como átomos dispersos, no paran de moverse hacia adelante, en busca de un fin común. Es allí donde surge en la mente de unos y otros, el Conversatorio.

El Conversatorio, como su nombre indica, entabla un diálogo con otros, de límites diluidos pero existentes, con actores alejados de la escena artística pero en búsqueda de inclusión.

A finales del pasado 2016 surgía esta idea colectiva, concretándose un primer encuentro el 19 de noviembre dentro de las instalaciones del Museo de Arte Eduardo Minnicelli. Partícipe de este encuentro, pudimos dilucidar las problemáticas locales en cuanto a los espacios, el presupuesto, la necesidad del artista de volverse "gestor" de aquello que lo moviliza y apasiona.

Surgieron debates en torno a la inclusión en el ámbito artístico de personas con discapacidades. Llevar a cabo accionares concretos para no provocar la idea de una pseudo-participación. En base a esto, es posible rememorar las palabras de Aldo Enrici, docente de la UNPA, diciendo que "todos somos discapacitados en algo". Esta es una de las razones que nos lleva a pensar que las acciones deben crearse entre todos, no hay que guiarse por pre conceptos, debemos amoldarnos a nuestra realidad y fortalecerla. 

Temáticas diversas vuelven a cruzarse en el segundo encuentro, llevado a cabo el 19 de diciembre. La concreción de las ideas nos lleva a pensar en las posibilidades e imposibilidades de nuestro contexto. Se comienza a notar la necesidad de un periodismo cultural en donde, desde las Universidades, se fomente la "movida" cultural. Dar a conocer los espacios de encuentro artístico de nuestra ciudad a toda la población; dar importancia a la creación de una agenda de eventos que permita al otro informarse acerca de dichas actividades. 

En este encuentro estuvo presente la necesidad de conectar con otras regiones que compartan problemáticas similares. La idea es crear rizoma, un vínculo con toda la comunidad de artistas, docentes, escritores, músicos, bailarines, actores, al público de aquí y allá. Unir la provincia hacía un sueño más grande, partiendo desde nuestra ciudad capital. El Arte debe ser una infección y. como tal, crear una pandemia de la que nadie pueda escapar.

A partir de todos estos puntos, nos encaminamos, como forasteros con vendas en los ojos, hacía un tercer encuentro, uno que ni siquiera habíamos imaginado. Este pasado 11 de febrero, nos reunimos una vez más para elaborar trabajos en equipo. Formamos siete mesas de trabajo, núcleos, que al finalizar el encuentro, estaban enganchados indisolublemente unos a otros.

Las siete mesas de trabajo buscarán generar un encuentro entre las partes participantes. Cada iniciativa, desde lo digital, en la creación de una agenda y censo de artistas; desde la enseñanza del Arte y el Arte en la enseñanza; desde las propias prácticas docentes en la creación de textos que esclarezcan y hagan público la realidad educativa de nuestra provincia; desde la gestión de espacios y recursos, la búsqueda de nuevos espacios donde desarrollar la producción artística; desde la profesionalización  del Arte, la ayuda a los artistas, el trueque de habilidades, como afirma Claudia Ferreto, el surgimiento de "estéticas de la escasez"; desde la crítica y el periodismo cultural que unan a las Universidades con la comunidad.

El Conversatorio tiene una matriz social, por lo cual debe dar una respuesta de orden comunitario, debe ser un espacio para mejorar las dinámicas de las instituciones, Entonces, el Conservatorio debe convertirse en una institución, descolgada del Museo, algo nuevo que aporte a la sociedad, que una a los artistas, sujetos extraños y peculiares, y al público diverso y segregado.

Una voz de carácter macro se alza en el Conversatorio. Retomando los conceptos de Aldo Enrici, el ágora ha abierto sus puertas, el lugar público donde hacemos y creamos catarsis, donde nadie se impone al otro. Somos nosotros, algunas veces como artistas, otras como espectadores, como viento y tierra, corriendo a la par para curarnos y curarlos.

2 comentarios:

  1. estimada Yesi, me sorprende la fluidez de la escritura que tienes. En mi caso, una agradable sorpresa.

    ResponderEliminar
  2. Le agradezco que se haya tomado un tiempo para leerme. También he mirado su blog y es muy grata su mirada. Saludos

    ResponderEliminar