martes, 10 de enero de 2017

¿Qué ver? Museos de mi ciudad.

Miradas Contemporáneas IV 2016 - Río Gallegos, Sta. Cruz.

Puntos de vista: ¿Qué miramos cuando miramos?


Durante estos últimos años, Río Gallegos ha sido el lugar donde la contemporaneidad busca hacer nido. Desde muestras itinerantes de artistas nacionales y de alcance internacional, hasta muestras locales donde se produce el encuentro entre nuevos y resonantes nombres en la movida cultural de la ciudad del viento.
Como cierre de este año el Museo de Arte Eduardo Minnicelli, sito en la capital de la Provincia de Santa Cruz, ha abierto sus puertas nuevamente a la exposición de trabajos finales desarrollados por los alumnos egresados del Profesorado de Artes Visuales del Nivel Superior, perteneciente al Conservatorio Provincial de Música "Rvdo. Eugenio Rosso". 
Este año he tenido la oportunidad de visitar la muestra y pude observar variedad en las temáticas expuestas, donde podía apreciarse la dedicación y una mezcla entre lo tradicional y lo contemporáneo. Obras diversas en las que podíamos apreciar problemáticas sociales, la fantasía, lo natural, el juego y la utilización de los medios tecnológicos, la imagen en movimiento. Podíamos ver un poco de los artistas, de los docentes que ahora son y de las influencias.

Artistas como Luciana Rodríguez y Tania Brito se abocan a temas sociales. La primera de ellas nos muestra en su obra a los desechos, lo que esta en la calle, lo que compactamos y reducimos a un pequeño problema, cuando realmente deberíamos preguntamos si es así, si lo que esta ahí en la pared de un Museo son nada mas que cubos de basura o es una serie puesta en manifestación.
Por su parte, Tania Brito nos traslada a las calles, hacia las narices frías y compañeros del hombre; la gran cantidad de perros en estado de abandono que atestan las calles, que como sombras en pena se pasean entre las piernas de los transeúntes, en los cajeros automáticos y con su cara meditabunda parecen querer hablarnos. Ella traslada este sentimiento de apego a estos caninos en su recorrido artístico, escultura en arcilla, siluetas realizadas en plasticola de colores adosadas al suelo, podes pararte sobre ellas así como sucede con este problema. La disposición de las fotografías en referencia a estos animales también es valorarle: en las esquinas del Museo, en lugares poco visibles, en donde deberías bajar tu mirada para ver lo que siempre ha estado allí.

Si nos remitimos a las calles es posible hablar de la obra de Lorena Hurtado. Al recorrer su obra te impacta el grado de reducción que expresa en ella, buscar que cada hilo conecte y dar cuenta de su mensaje se convierte en la principal tarea del espectador para llegar a consensuar lo que ha querido transmitir. Un colchón cubierto por fresadas, ubicado en un espacio personal como cubículo, de un aspecto viejo y con un par de pies que aparecen fuera del calor de los cobertores. Me remite un aura de soledad y de frío, lo veo pero no hago nada, lo dejo dormir a quien sea este allí y sigo mi camino.


Pero si salimos del frío de las calles y vamos hacia la fantasía de la pintura y el ingenio, podemos encontrarnos con artistas como Jorgelina Ibañez. La inventiva para la creación de sus obras son propias de un científico-pintor. Pinturas de terminaciones delicadas, gotas y grandes aguadas que recorren sus cuadros, imágenes como flashes en recuerdos de alguien, ves a otros, a jóvenes parecidos a ti, ves amistad. Sus obras me remiten a la historia del best-seller "Bajo la misma estrella" de John Green, en esa historia juvenil del amor y amistad ante la certeza de una muerte ya proclamada, pero lo que más me remite a esa imagen es la mochila que la joven de sus cuadros carga consigo, una que le permite respirar. Esa misma mochila esta representada en la realidad, objeto artístico realizada por la artista que podías cargar durante la exposición. 
La planta que baila al son de la música y las frecuencias de bluetooth también ha sido una innovación. La artista nos lleva a un mundo de magia y colores, sabores, música y líquidos que quizás te permitan volver a vivir sin quererlo.


Las obras que esta muestra nos presenta nos permiten adentrarnos en los problemas que rodean a la ciudad de Río Gallegos. Podemos adentrarnos en la fantasía de la realidad y en las fotografías, ver nuestro reflejo en los espejos de unos y maravillarnos con las esquirlas flotantes de cristal de otros. Observar como lo vigente y el juego con lo tradicional se vuelven uno, como puedo movilizarme con una pintura de delicadas pinceladas, como así también por chapas que con ojos y rostros disparatados siguen mi andar. Los vídeos que nos cuentan historias personales, de ellos y otros, de la ciudad y de nuestro tiempo.
Once artistas han expuesto en esta sala que volverá a abrir sus puertas en febrero para continuar con el recorrido de esta exposición. Un título acertado: Puntos de vista: ¿Qué miramos cuando miramos?. Quizás nunca podamos ver por completo.

Ahora les toca a ustedes salir de la pantalla y dar una vuelta por los paredones de un Museo en la ciudad de los vientos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario