jueves, 13 de abril de 2017

Litografías en Fundacruz

Grabados de historias. Imágenes que se asemejan a recuerdos

Los litograbados y Lucía Torres


Por Yesica Gallegos - abril 13, 2017

Flyer difundido en redes sociales
Casa Fundacruz comienza este abril con la muestra de Lucía Torres, quien recurre al Grabado como medio de expresión. Es muy difícil encontrar exposiciones completamente de grabadores en nuestra ciudad, por esa razón resulta aún más importante gastar unos minutos de nuestro tiempo para visitar esta muestra. 
En el recorrido de la exposición es posible encontrar variadas técnicas de grabado: litografía, transfers, litopoliéster, giclée, xilografía. El desconocimiento de muchas de ellas, me lleva a esbozar ciertas ideas acerca de lo que son.
La muestra titulada "Litografías" nos conecta con la idea del grabado sobre piedra (matriz), pudiendo observar las estampas que conforman la obra de la artista. De gran calidad en los dibujos que se exponen, como fotografías o imágenes transferidas, las obras nos hacen dudar acerca de qué son en realidad. Podemos observar retratos de mujeres como recuerdos de ella y otras, acompañan a estas imágenes textos que nos introducen en un diario imaginario de mujeres desconocidas para nosotros, los espectadores.
Aquellas letras nos conducen hacía escenas de un tiempo distinto, en escenarios cotidianos, en las charlas de una madre, hija, sobrina o nieta. La poética en las palabras de otros, los pensamientos que los invadían, las frases, nos conectan con ellas y quizás también nos identifican. 

Mujer I - Litografía, 2016
Mujer III - Litografía, 2016
Aparte de las mujeres que nos miran al caminar, tenemos una serie de litografías dedicadas a los migrantes. Ante ello nos planteamos preguntas en cuanto a los orígenes, hacia dónde vamos, a dónde pertenecemos, en dónde quedan restos de nosotros. Las migraciones llevan consigo promesas, sueños de algo mejor, choques culturales; el movilizarnos de un lugar a otro, nos parte, nos divide entre lo que somos y seremos aquí y allá. En las imágenes de los migrantes, vemos mujeres de vestimentas antiguas, en caminos, dispuestas en un espacio nuevo, delante de casas de épocas, casas que nos recuerdan a Casa Fundacruz. Realizadas en madera, imponentes, con una mezcla de estilos que caracterizaron a las casas en cierto momento histórico.
Ver a esas damas, solas ante las vías de un camino intránsitado, nos muestra una parte de la artista que no conocemos, una historia personal, algo que lleva en sus raíces. Esas mujeres que posan ante la cámara de la vida, quedando grabadas en las piedras de su creadora.

Migrantes
Por sobre las obras que englobo en el título "Migrantes", tenemos obras de pequeños formatos que nos presentan técnicas como litopoliéster y giclée. El litopoliéster utiliza una plancha de poliétileno como matriz , mientras que el giclée recurre a los medios digitales para reproducir imágenes o fotografías en alta calidad a través de la impresión por chorro de tinta. Lo curioso del trabajo realizado por la artista es que ella añade a esas imágenes, depositadas en marcos de madera y vidrio, como cajas de muñecas, pequeños objetos en relación a la fotografía plasmada.
Tenemos a niños en actitud que remiten al juego, podemos observar pequeños objetos creados por la artista: una mamadera de vidrio, un muñeco y un vestido que parecen estar realizados en diferentes tipos de papel, y unos zapatitos de lana que hacen juego con el vestido.El detalle en las miniaturas y el trabajo prolijo y ordenado de las obras enmarcadas en estas "cajas" de seguridad, otorgan profesionalidad a su obra.
Al igual que con las temáticas antes retratadas, en estas pequeñas piezas de nuevas técnicas de Grabado, podemos notar esta constante implementación de imágenes que vuelven nuestra mirada hacia un pasado ajeno. Nos muestra una vida en algún lugar, con personajes de fotografías reveladas, esas fotos que todos tenemos guardadas en un álbum viejo y olvidado, las imágenes de un pasado que mis abuelos mirarían con nostalgia, quizás.

Giclée
La muestra de Lucía Torres nos ilustra, a través de sus grabados, recuerdos, pasajes de una memoria que debe ser suya. Podemos citar a Galeano cuando afirmaba que nosotros estamos hechos de historias, cuan acertado resulta ello cuando observamos el trabajo de esta artista. El cumulo de experiencias de su vida en este y otro lugar, su apego con su ciudad, nuestra ciudad; todo ello dirige su obra, crea en ella la temática de su exposición, y como ella misma afirma, volver produce un encanto nuevo y viejo a la vez. Es volver a ser y ver lo que vivía, a encontrarse de nuevo con su yo más guardado. 
Podremos viajar a través de las litografías de Lucia Torres hasta el 30 de abril, sumergirnos en las imágenes de un tiempo pasado, husmeando los diarios de mujeres desconocidas y paseando a través de una historia. Bien puede ser suya, bien puede ser mía.
  

  
  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario