viernes, 7 de abril de 2017

ME = YO : La selfie como constructora de realidades ficticias

#ME  Muestra individual de Natalia Sequer: Cuando nuestro reflejo rebota en las redes.


Museo de Arte Eduardo Minnicelli


Por Yesica Gallegos - abril 7, 2017
Flyer colgado en las redes sociales
Dando la bienvenida al mes de abril, el MAEM ha inaugurado la muestra en solitario de la artista Natalia Sequer. Se trata de una exposición de cuadros en pequeños formatos, realizados en madera sobre la cual la artista ha implementado acrílico para la realización de sus obras. Al ingresar a la sala uno puede toparse con una "lluvia" de obras colgadas en diferentes espacios del Museo. Llama nuestra atención los colores estridentes que componen las pinturas, colores flúor que venden la imagen a nuestros ojos, redirigen nuestra mirada, dan frescura y jovialidad al entorno.


La temática de la obra gira en torno a las selfis. Como todos sabemos, la palabra inglesa selfie quiere decir autorretrato; implica el tomarme yo una foto de mi mismo. Con la revolución de las redes sociales, se ha producido una proliferación de "autofotos", miles de rostros vagan en la Web, desdibujando el limite de la privacidad, siendo publico y expuesto a miles de otros. La artista toma esta idea y se plantea interrogantes acerca de palabras claves como el egocentrismo, el reconocimiento, el ser visto como una nueva dimensión del ser. Al observar sus obras, tratamos, quizás inconscientemente, de buscar a sujetos conocidos entre esa multitud de rostros que son parte de nuestra comunidad, a quien tal vez nos cruzamos en la calle o charlamos en el Banco. 
Y esos cuestionamientos de la artista son analizados por nosotros al recorrer su obra. Más allá de fisionomías, gestos y morisquetas, las selfis nos llevan a pensar en sentimientos y realidades construidas; montamos una escena como en una obra de teatro. Creo que ese es uno de los rasgos que define a la Web, ilustrar mentiras, quizás algunas verdades, fingir sentimientos donde tal vez hay heridas. Es la conformación de una realidad manipulable por otros y también por nosotros mismos.





La disposición de las obras en el espacio y la iluminación genero sombras que causaban un efecto de continuidad, parecían las sombras del que no está, de quien no coloca foto de perfil en sus redes sociales, aquel que describe con esta acción una característica de si mismo. Dicen que las fotos en nuestros perfiles describen partes de nuestra personalidad, las selfis, por ejemplo, indican extroversión, el "estoy ahí para que me veas". Todos quieren un me gusta, una reacción, un comentario; es quizás la búsqueda de aprobación en un mundo intangible.
La utilización de símbolos propios de las redes también estableció una conexión con las ideas de la artista. Los colores, la música y el público joven rodearon las obras. La técnica bien cuidado y de excelentes terminaciones nos trasladaron hacia el Art Pop de Andy Warhol, no había una Marilyn Monroe de vivos colores, pero sí muchas otras de expresiones audaces, sonrisas naturales y miradas profundas. Podías encontrarte frente a las imágenes de muchas mujeres y pocos hombres, puede ser que las que mayormente se exponen en las redes sean ellas antes que ellos.



La única imagen que aparecía en grandes dimensiones era la selfie de la artista. Ella se expuso y sobre-expuso en la muestra que llevo a cabo. Quizás volviéndose igual a los otros, queriendo exponer lo que todos hacemos por igual en las redes sociales: buscar ser vistos, buscar ser buscados, buscar alcanzar algo en el otro que tal vez no sabemos qué es.


Las múltiples imágenes de nosotros mismos que vagan en la Web dan cuenta de nuestro tiempo, del hoy y lo que significa ser contemporáneo en este presente. Parte de éste ahora es el Arte que se vende, ese Arte de colores, ese Arte en el que nos encontramos identificados, el Arte que nos moviliza a querer obtenerlo.
En Internet somos reflejos, como ecos interminables en los miles de datos que movilizan las redes, hemos creado un espejo artificial en el que todos nos miran. Tal vez es como afirma la artista, el ser visto ahora es una "nueva dimensión de la realidad", o mejor dicho, otra dimensión del ser, de ser uno mismo en el ahora real y ser uno mismo en el presente virtual.  










No hay comentarios.:

Publicar un comentario