lunes, 10 de abril de 2017

Un paso hacía El Calafate

Cuando el Arte sana, cuando el Arte nos encuentra.


Entrevista a Verónica de Cristofaro, miembro del espacio Arte y Salud perteneciente al Hospital Formenti - El Calafate


Por Yesica Gallegos - abril 10, 2017

Imágenes extraídas de la página del espacio
En Santa Cruz tenemos muchos artistas que comparten su Arte, un rizoma que crece constantemente a través de la experiencia compartida entre unos y otros. Esta vez, mis ojos y oídos viajan hasta la localidad de El Calafate, donde se desarrolla un movimiento artístico y cultural de la mano de la doctora Verónica de Cristófaro y el grupo de artistas que se han conformado como equipo de trabajo. Para conocer más sobre ello, he entrevistado a Verónica de Cristófaro, quien nos alumbrara sobre esta movida cultural.

Yesica Gallegos: Buenas tardes. A través de Silvana Torres Opazo y Constanza González, miembros del Patio Om, he podido contactar con usted. Ellas algo me han comentado sobre lo que ustedes realizan en Calafate, pero me agradaría que me contases acerca de ello, ¿de qué se trata este movimiento cultural?

Verónica de Cristófaro: Bueno, Yesi. Este movimiento cultural parte desde un programa que se lleva adelante desde el Consejo de administración del Hospital de El Calafate, el cual se llama Arte y Salud. Era una necesidad poder expresar que el Arte está también presente en la construcción de la salud, porque la salud no es lo opuesto a la enfermedad sino que está atravesada por un concepto bastante más amplio que tiene que ver con el bienestar de la cabeza, el cuerpo y lo social. Es ahí donde el Arte puede ayudar a procesos de reparación de situaciones de enfermedad que muchas veces no tienen una cura. Acá es donde la palabra curar y sanar tampoco cumplen el mismo rol. Bueno, desde ese movimiento cultural que sale desde el concepto Arte y salud es que se hacen todas estas expresiones de Arte que se vienen haciendo desde noviembre de 2015.
Te explico. Es aleatoria la elección de los espacios de locación de estas muestras de Arte. Éstas se llevan adelante en forma permanente en las paredes del antiguo Hospital de El Calafate, el antiguo Hospital Formenti. Tratamos de que las paredes siempre tengan Arte además de ese blanco inmaculado que está en los hospitales o lugares de espera, y el tema también tiene que ver con recuperar esos espacios de espera como espacios de no lugares en el uno sólo está esperando y, por ahí, permitir de alguna manera la reflexión en relación a lo que el artista quiere contar. Muchas veces, a pesar de que el artista quiere contar determinadas cosas, está la interpretación del espectador que ocurre desde los ojos de él hacia adentro. Entonces hemos usado esta locación, poco habitual, para situaciones de Arte o de muestra de Arte, como es el antiguo hospital, pero también hemos realizado intervenciones urbanas en el boulevard del centro de la ciudad de El Calafate y también hemos participado tratando de transformar objetos que estaban en desuso, por ejemplo, el caso de unos manteles de la Cámara de Comercio que estaban manchados y se han transformado a los mismos en obras de Arte que se han expuesto en el Paseo del Anfiteatro con el que cuenta nuestra ciudad.

YG: Cuando vos decís que hay una diferencia entre sanar y curar. Para vos ¿en cuál de esas, por así decirlo, “categorías”, entraría el Arte? ¿Es sanador o tiene propiedades curativas?

VdC: Hago la salvedad porque no es lo mismo. La situación de sanar es una cuestión mucho más profunda, donde hay involucrados un montón de aspectos espirituales. Muchas veces, uno cura síntomas, curo lo que veo, lo que manifiesta algo. Curar es la desaparición de esos síntomas, pero sostener la cura tiene que ver con un proceso de sanación. El Arte, sin lugar a dudas, colabora desde la profundidad a la superficie. Está íntimamente relacionado con el concepto de salud que dice la OMS, la cual afirma que salud es un bienestar bio-psico-social y no sólo la ausencia de enfermedad. Esta definición es el resultado de una evolución conceptual, ya que surgió en reemplazo de una noción que se tuvo durante mucho tiempo, la cual presumía que la salud era, simplemente, la ausencia de enfermedades biológicas.

YG: Bien. Ahora en cuanto al espacio que utilizan para las exposiciones, el antiguo Hospital de El Calafate, ¿se encuentra en desuso o todavía se halla en funcionamiento?

VdC: Sí, Yesi. Es un espacio que estamos usando en el predio del edificio en el que conviven dos estructuras provinciales, una es Desarrollo Social de la Provincia y la otra es la dependencia del Ministerio de Salud. En la parte de Desarrollo Social de la Provincia, dirigida por Lucas Kolber, se realizan muchos talleres de Arte, en los cuales, parte de los usuarios de estos talleres son nuestros pacientes de salud mental. O sea que la agenda diaria que tienen estos pacientes coincide con el uso que realizan de estos talleres. También se está diagramando un vivero terapéutico en el mismo predio que pertenece a la Provincia y, además, está la parte de salud dependiente del Ministerio de Salud con Silveira García, una psicóloga que asumió hace muy poco tiempo y tiene mucho conocimiento y entendimiento de esta unión de Arte y salud, donde hacemos las muestras de Arte, las cuales algunas son temáticas, llevando a cabo hasta ahora nueve.

YG: Ahora bien, en relación a su grupo de trabajo, ¿cómo se encuentra conformado? ¿Son muchos los que llevan adelante esta tarea?

VdC: La primera convocatoria se llamo “Un poquito de todos”. En esa muestra la idea era que la gente que hacia Arte en El Calafate se sumara a la propuesta. En su momento fueron 37 personas con sus obras de Arte a la primera muestra del Formenti. ¿Qué sucedió? De esas 37 personas, entre 27 y 30 se quedaron y participaron del resto de las convocatorias. Entonces, sin querer, fue un grupo espontáneamente armado, donde ahora cada vez que hay una muestra individual o una muestra grupal temática, como las que solemos organizar, todos colaboramos. Sin querer se armo un grupo estable.
La primer muestra, como te comentaba, se llamo “Un poquito de todos”, después hubo otra que se llamo “No Retornable”, siempre tratamos de que el nombre sea el disparador de la muestra. En esa muestra, hablábamos de las palabras que uno ‘tira’ al aire y después cómo se modifican en cuanto a quien lo escucha, y si esto tiene o no tiene retorno. Entonces de alguna manera hablábamos de la prudencia de las palabras, también otros artistas eligieron hablar de la donación de órganos, preguntarse si la muerte realmente era no retornable, si uno dejaba parte de uno para que otro pudiera  vivir. Otra de las muestras que hicimos se llamaba “Mi mamá me mima”, lo que hicimos allí fue consolidar el vínculo, más allá desde donde se produzca, si se da de forma natural o en modo de adopción, si se produce con los animales. En realidad, el tema era el vínculo madre-hija.  Después hubo muestras individuales y la muestra de una artista brillante, cuyo seudónimo es Josephine Morphine. Tuvimos muestras de fotografías de Hugo Gardés y del Archivo Histórico.
Este año inauguramos otra muestra en la cual las chicas del Patio Om formaron parte con sus obras. Tenemos pensado hacer “Un poquito de todos II” y ya tenemos agenda para este año, pero esta buenísimo invitar a cualquier artista de la Provincia que quiera pedirnos el espacio y nosotros podamos ayudarle a montar su muestra individual. Las convocatorias figuran en la página del Hospital de El Calafate en una pestaña que se llama Arte y Salud. Si cualquier usuario de la web entra a esta página y cliquea sobre esta pestaña, van a poder ver fotos sobre lo que hemos hecho y lo que van a ser las nuevas convocatorias. Ahora tenemos dos: una que se llama “Un poquito de todos II” y la otra que se llama “Que ves cuando no me ves”, cuya temática es que el soporte o parte del material que se utilice debe ser una placa radiográfica. Entonces de alguna manera ahí lo que ayudamos es a procesar este paso de salud y enfermedad porque es casi espontaneo que cuando uno ve una placa, la persona le cuente acerca del proceso el cual atravesó el sujeto que esta fotografiado en la imagen. O también uno mismo, vuelve a revivir desde otro lugar ese proceso de salud o de enfermedad y reparación del daño que vivió con esa placa. Esa vivencia genera y moviliza un montón de aspectos a una persona que está ahora en otro lugar; desde un espectador, el propio paciente o el familiar del mismo, buscamos que el soporte o parte de los elementos de la obra sean las placas radiográficas. Este es el disparador en cuanto a las cosas que uno ve y las que no, que conforman igualmente a la persona. A veces uno ve a una persona y no puede de alguna manera descifrar qué es lo que trae en su historia; esto ayuda a ‘limar’ un poco las asperezas que generan los prejuicios o preconceptos.

YG: Usted además de doctora  ¿es también una artista activa? ¿Qué es lo que la motivo a unir su carrera medica con lo artístico?

VdC: Una de las definiciones que tiene la medicina es el Arte de curar. Creo que la primera vez que me sonaron estos dos conceptos fue cuando comencé a estudiar Medicina en el año ’90. La verdad que creo que se construyo esta asociación en mí; sí, hago obras de Arte y me gusta expresar lo que a veces no encuentro en las palabras en obras de Arte. No me considero una artista, me considero una militante del Arte, posiblemente. Me parece que son construcciones, así como está la construcción de la salud, también está la construcción de una  medicina que no sólo tenga en cuenta la parte hegemónica, la cual muchas veces deja bastante que desear. La posibilidad de empatía te la da el Arte, creo que si los médicos entendiéramos esto, podríamos hacer mucho más por los pacientes que sólo curar.

YG: Este Arte que es compartido y vivido en este espacio público, ¿cómo es recibido por los que transitan cotidianamente el lugar?

VdC: Los pacientes de salud mental están participando de talleres. Esto empieza siendo una iniciativa del hospital pero termina unificándose también con otros actores sociales, como es Desarrollo Social de la Provincia. Hubieron en algún momento pacientes que concurrieron a talleres de mándala, porque ésta al tener un orden, tiene un bajo grado de frustración para el paciente y van empezando por la elección de los colores o las formas y todo eso también tiene una lectura.  Así que, en realidad, en estos momentos estamos haciendo espacios de muestra pero además, relacionados con Desarrollo Social de la Provincia, se está brindando la posibilidad de realizar talleres de Arte a pacientes, en este caso de salud mental.
A decir verdad, estos espacios de Arte fueron muy bien recibidos por la comunidad. Por ejemplo, muchas escuelas y muchos docentes de Arte, llevaron a los alumnos a ver las obras de Arte, porque en muchas ocasiones había chicos que no habían visitado nunca una muestra de Arte, entonces las Profesoras de Artes Plásticas fueron y explicaron cómo era la dinámica de una muestra, también nosotros muchas veces intervenimos el espacio. Por otro lado, muchas escuelas o cursos de escuelas, participaron de estas convocatorias a través de sus docentes de Arte. Fueron muy bien recibidos, a las inauguraciones siempre viene mucha gente, los medios locales nos cubren, es como si yo te dijera, Yesi, que El Calafate estaba buscando tener espacios de Arte alternativos.

YG: Siempre es un evento positivo el surgimiento de gente que se mueva, no sólo por uno mismo sino también por otros. Por otro lado, yo no conozco El Calafate de ahora, más bien tengo recuerdos de un Calafate de unos 16 años atrás. ¿Cómo es su ciudad a nivel artístico hoy? ¿Tienen producción? ¿El público es activo en cuanto a las propuestas culturales?

VdC: Yo hace siete años que vivo acá. Soy santacruceña, soy de Rio Turbio, antes vivía en Rio Gallegos. La verdad que para mí ha sido una evolución en estos años, he visto muchas manifestaciones artísticas, hay muchos músicos, muchas personas que escriben, muchos que pintan en su casa silenciosamente. La idea es sacar esa producción, porque no les pertenece; el Arte no le pertenece a quien lo realiza, sino a quien lo tiene que ver. Tiene que ejercer la función y cumplir el ciclo, el cual termina cuando hay un espectador, tomándolo como un ladrillo para alguna de sus estructuras. Así que yo creo que sí, hay una tierra fértil para el Arte, hay docentes de Arte en las escuelas ávidos de estas movidas y que han participado activamente, tanto como espectadores y artistas en el caso de los alumnos. Hay una cosa que llamo mucho mi atención, una de las obras que fue la de la artista Josephine Morphine, tuvo un efecto muy importante en los niños del jardín de infantes. Las apreciaciones de los chicos fueron magnificas.

YG: Estoy de acuerdo con vos, el Arte te lleva a exponerte, libera una voz que tenemos dentro de nosotros mismos. Entonces, ¿vos apostas a que el Arte implica “poner” el cuerpo?

VdC: Es más el Arte pone el alma.

YG: Saca muchas cosas que uno lleva dentro de sí. Por otra parte, ¿en este momento tienen alguna muestra colgada?

VdC: Sí. “Dimes y diretes”. Una transformación de dichos populares en obras de Arte, es en esta muestra que las chicas del Patio Om fueron incorporadas, aunque no es la primera vez que viene gente de Gallegos a participar, también han tenido participación en la muestra “No Retornable”. En “Dimes y diretes” tenemos un total de 32 obras, algunas son dos obras de dos artistas diferentes y otras son obras colectivas. Hay una obra, por ejemplo, que se llama “Remando en dulce de leche”, hay también una intervención del espacio que se llama “La curiosidad mato al gato”, que consta de una serie de gatos escondidos por todo el espacio, en las puertas, en las esquinas. Tenemos varias obras y son muchos dichos: “Pájaros en la cabeza”, “Más vale pájaro en mano que cien volando”, y muchos otros. En cuanto a la pregunta sobre la agenda, la primera en la lista fue esta muestra, “Dimes y diretes”; la que sigue es “Un poquito de todos II”, donde la temática es libre como así también el tipo de obras que se pueden presentar, bidimensionales o tridimensionales. Siempre cada vez que hacemos la inauguración pedimos algún artista musical para que se presente, lo ha hecho la Orquesta del Barrio en su momento, un dueto de cuerdas en otro momento, gente de Gallegos, los chicos que ganaron los Torneos Evita. Creo que para esta muestra viene Pancho Escaparatela, estuvo Lorena Pérez, una artista de Gallegos pero que también es de Calafate, del Chalten, como le gusta decir a ella, es de todos lados y de ninguno. Hubo una de las muestras que era “Un poquito de todos”, donde se presentaron obras literarias, se plotearon en las paredes. Así que, bueno, queda abierta la convocatoria para la gente que quiera participar en “Un poquito de todos II”. Después de esta muestra, está en agenda la intervención de las placas radiográficas, ya sea como soporte o como elemento, el cual está también abierto a las escuelas. Todas las fechas están en la página del Hospital Formenti. Posterior a ello, tenemos en agenda una muestra que se llama “No da puntada sin hilo” que es una exposición individual textil y literaria. También tenemos una muestra de fotografías y pinturas en la cual van a participar dos artistas, uno es Hugo Gardés y el otro es Sebastián Dons. Sería interesante si alguien quiere utilizar el espacio que nos avise, así podemos guardarle una fecha.  

YG: Por último, si tuviera que definir el Arte de Santa Cruz en una palabra, ¿cuál sería?

VdC: Como las páginas web, “en construcción”. La cultura en Santa Cruz está construyéndose con un poquito de todos.

YG: Me podría decir la dirección del hospital y los horarios para visitar las exposiciones allá en El Calafate. Así animamos a la gente a acercarse.


VdC: El hospital es el antiguo hospital del pueblo que queda en la calle de atrás del Anfiteatro. Se pueden acercar de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 hs.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario